Kai Outlandish

Capítulo 3: Preparatoria Carmesí

Meses después…

 

Mayo del 2021.

 

Segunda semana del mes.

 

Pasado un tiempo, la relación de Miwa y Kai era muy estable, nunca habían tenido conflictos muy serios y siempre se veían los fines de semana para ir al parque o al cine, cosas de pareja, mejor dicho.

 

Pero faltaba un integrante más a la “Party” de Kai.

 

Al comenzar la jornada escolar, el maestro de la clase 1-C donde asistía Kai dio un anuncio importante.

 

—Denle la bienvenida a su nuevo compañero de curso.

 

La puerta del salón se abrió y un chico apareció, era de cabello rubio, ojos grises y de alta estatura.

 

—Mucho gusto, soy Surigane Katou… ¿¡Kai eres tú!?

—¡¡¡Katou!!! —gritó el chico al ver a su único amigo de la infancia.

 

Ese chico había sido el único, a excepción de Miwa, que acompañó a Kai. Al inicio, Katou lo veía como un niño raro, pero al hablar un poco más con él, supo que no era mala persona, sólo que él se creía, por así decirlo, el séptimo hijo del rey demonio.

 

Kai siempre usaba palabras complicadas en sus oraciones al hablar y al escribir. A pesar de que en ese tiempo él tenía aproximadamente 8-10 años, ya tenía muy desarrollado su léxico.

 

Poco a poco dejó de decir cosas tan exageradas y se limitó simplemente a señalar que él hacía que las personas cercanas a él sufrieran, y no quería que eso pasara. Esto era porque incluso su mejor amigo, Katou, también había sido víctima de su aura.

 

Sus padres tuvieron un gran conflicto que llevo a su separación y Katou se fue con su padre a la ciudad de Tokyo, dejando a su amigo en Osaka nuevamente sólo.

 

Miwa lo había ayudado a salir de su soledad y ahora su amigo de la infancia también estaba de vuelta con él, su felicidad era incalculable.

 

El chico nuevo se sentó detrás de Miwa y estaba ansiosamente esperando por el receso para poder hablar con Kai.

 

Llegó el receso y Miwa, Kai y su viejo amigo fueron a sentarse en la cafetería a comer algo.

 

Miwa estaba al lado de Kai y Katou al frente.

 

—¿¡Ella es tu novia!?

 

El chico no podía creer lo que sus ojos veían, ese antisocial, con vibras de querer ser el séptimo hijo del rey demonio, había conseguido una hermosa novia y mejor aún, ella fue la que se declaró primero.

 

—Mucho gusto, Tachibana Miwa.

—Un placer, gracias por cuidar de este Chunnibyou por mí, ¿no se metió en problemas al querer usar la escoba del aseo como espada?

 

Miwa volteó a mirar a Kai y se rió.

 

—¿En verdad hacías eso Kai?

 

Totalmente sonrojado y con ganas de darle un golpe a Katou por hablar de más, respondió:

 

—Una que otra vez, casi no lo hacía, pero si lo hice.

 

El recién formado grupo siguió hablando durante todo el receso, mayormente sobre anécdotas vergonzosas de Kai.

 

—Eras un chiste —dijo la chica mientras terminaba de comer.

—Gracias al cielo conoces a la versión “Madura” de Kai —dijo Katou mientras seguía burlándose.

—¿Por qué usaste las comillas? Ya he cambiado, por si no lo notas. —Kai solamente quería que dejara de decir cosas vergonzosas.

—Tranquilo Kai, yo te amo seas como seas, no me importa cuántas escobas hayas roto fingiendo que es la espada Excalibur.

—Cuídala mucho, chicas así, no se ven todos los días amigo —dijo Katou con tono serio mirándolo.

—Eso haré, jamás permitiré que alguien la lastime.

 

Miwa se sonrojó por esas palabras.

 

Su mejor amigo y su novia se empezaron a llevar muy bien, así que él ya tenía toda su “Party” completa.

 

Pero no todo fue felicidad…

 

Poco a poco empezaron a ocurrir sucesos paranormales en la preparatoria, estos eventos obviamente eran por culpa del aura de Kai, espectros de distintas partes venían a comprobar de quién era esa energía que los atraía.

 

Aunque… Kai ya no era un niño, equipado con una espada de madera del club de Kendo en donde estaba su amigo Katou, se encargaba de los espectros que querían hacer maldades en la preparatoria.

 

En una de esas ocasiones un espectro se manifestó en la habitación del club de tecnología y los tres se dirigieron al lugar.

 

—¡Katou! La espada —gritó Kai mientras corrían a la habitación.

—Aquí tienes.

 

Katou lanzó la espada y el chico la agarró en el aire, la desenvainó y se preparó para el combate.

 

Los integrantes del club estaban horrorizados, los computadores empezaron a mostrar un extraño rostro con un ruido de interferencia muy aterrador.

 

La puerta se abrió de golpe, pero eran Miwa, Katou y Kai dispuestos a ayudar.

 

—¿Qué está pasando? —pregunto Kai.

—Los computadores enloquecieron y no sabemos qué hacer.

 

Kai, al escuchar eso, gritó:

 

—¡Hey! Sal de donde quieras que te escondas, espectro.

—Vaya, vaya, al fin apareciste, joven exorcista.

 

El espectro salió de uno de los computadores.

 

Era el espectro de un anciano vestido de traje, con una larga barba y ojos totalmente negros.

 

—Kai, ¿lo ves? —pregunto Katou.

—Por supuesto, y sí que da miedo.

 

El espectro se ofendió.

 

—¿Doy miedo? —dijo mientras se deprimía.

 

Se sentó en una de las sillas de la sala y le preguntó a Kai si podía sentarse a su lado.

 

—¿Todos pueden salir un momento de la habitación? —preguntó Kai.

 

Katou evacuó a los chicos del club y cerró la puerta cuando el último de ellos salió.

 

—¿Qué quieres de mí, anciano? —preguntó Kai mientras estaba preparado para luchar en cualquier momento.

—No quiero pelear, hice esto sólo porque quería hablar contigo.

 

Solamente estaban ellos dos en la sala, así que podrían tener tranquilamente su charla.

 

Kai, al no sentir hostilidad, se sentó al lado del espectro y empezó a escucharlo.

 

—Debes tener cuidado pequeño, tú aura es demasiado enorme, incluso una reliquia del pasado como yo pudo encontrarte.

 

El anciano después de decir eso le comento que él había fallecido hacía 250 años, sólo que aún vagaba por este plano por temor a lo que puede haber más allá, gracias a eso, se alió con cierta organización para encontrar chicos con potenciales ocultos, así es como llegó con Kai.

 

—Mi nombre es Phil, ¿y el tuyo?

—Tsukigami Kai .

—Eres un “Gami” eso explica tu aura —dijo el anciano intrigado.

—¿Qué significa ser un Gami?

—Aún no estás listo para saber eso pequeño, cuando llegue el momento lo entenderás y sabrás por qué tu aura nos atrae a nosotros los espectros.

 

Kai no entendía el significado de su apellido, pero el anciano no mentía, él aún no estaba preparado para saber la verdad de su familia.

 

—Una cosa más, chico, ve a la biblioteca que está al lado del parque y lee un libro llamado “Exorcist And Legends” eso es todo lo que quería decirte, ya no molestaré más por esta zona.

 

El espectro al terminar de decir esas palabras sonrió y desapareció.

 

—La traducción del título del libro que dijo el anciano, es literalmente Exorcistas y leyendas… tengo un mal presentimiento sobre esto —murmuró Kai.

 

Salió de la habitación y les dijo que todo estaba en orden, que ya no habría más complicaciones.

 

Afuera estaban los integrantes del club de tecnología, Katou y Miwa.

 

—¿Qué pasó allá adentro Kai? —pregunto Miwa asustada.

—Nada grave… ¿podrían acompañarme después de clases a la biblioteca?

—Claro, no hay problema —contestaron al unísono Miwa y Katou.

 

Después de terminar las clases, los tres se encontraban en la biblioteca mencionada por el espectro del anciano.

 

Kai empezó a buscar intensamente el libro que le había recomendado el espectro, pero no lo encontraba.

 

No fue hasta pasados 30 minutos de búsqueda que por fin lo encontró.

 

Era un libro enorme, verde y muy antiguo.

 

Su contenido parecía más una historia de fantasía que algo importante, sólo mencionaba a figuras de la historia japonesa como Abe no Seimei.

 

Pero al final del libro había una nota.

 

La cual decía lo siguiente:

 

“Si puedes leer esto, eres una de las pocas personas con energía mística, aquí hay un conjuro de emergencia por si estás en un aprieto. Claramente esto no es gratis… si lo llegas a usar, cada minuto de uso te quitará un mes de vida, así que úsalo sólo si es una emergencia total. Este es el conjuro: **** *******”

 

—No me lo creo… —Kai estaba estupefacto, no sabía cómo reaccionar a eso.

 

Pero su instinto de supervivencia lo hizo anotar el conjuro en el block de notas de su celular para memorizarlo.

 

—Kai, a todas estas, ¿para qué vinimos acá? —preguntó Katou.

—El anciano me recomendó leer un libro y no quería venir solo.

—¿Y ya lo leíste? —preguntó Miwa.

—Sí, sí, estaba interesante el libro, ya nos podemos ir.

 

Kai no comentó nada sobre el conjuro para no alarmarlos por un probable ataque de un espectro, seguramente más fuerte que todos los que había visto antes.

 

Una vez que salieron de la biblioteca, no sabían cuál era su siguiente destino.

 

Así que Kai propuso ir a un restaurante y comer algo ya que los tres disponían de tiempo libre y aún era temprano como para irse a casa.

 

En el restaurante hubo un pequeño conflicto.

 

—¡Pollo frito! —dijo Kai.

—¡Ensalada! —dijo Katou.

 

Ellos dos, a pesar de ser  muy unidos, siempre eran separados por la comida.

 

Kai comúnmente optaba por comida chatarra y Katou por comida saludable, siempre fue y será así.

 

—Siempre supe que eras un conejo, Katou —dijo Kai en tono de burla.

—Tú a este paso serás el gordo obsesivo de las Idols —respondió Katou.

 

Miwa, al ver a esos dos peleando como niños pequeños, sintió risa y alivio.

 

Alivio por ver que no era solamente ella quien apreciaba mucho a Kai.

 

Al final, Miwa fue la que pidió la comida y ordenó tres sándwiches de pollo, uno con extra pollo y otro con extra verdura.

 

—Eres la mejor Miwa —dijeron ambos con la boca llena.

 

Al terminar de comer se dirigieron a sus respectivas casas.

 

Al llegar, Kai empezó a memorizar el conjuro, sólo por si acaso, aunque algo dentro de él le decía que lo tendría que usar.

 

Y ese algo no estaba equivocado…

 

El año escolar para Kai pasó volando, con su novia y su mejor amigo, sus días eran más felices, pero todo tiene un fin.

 

Y esa felicidad también lo tenía.

 

 

Noviembre de 2021.

 

Última semana de mes.

 

Viernes en la mañana.

 

Sólo faltaba una semana para terminar su primer año de preparatoria, pero justo entonces, pasaría algo impensable…

 

Ese día ocurriría el fatídico evento que dejaría marcado de por vida a Kai. “El incidente de la preparatoria carmesí”.

 

Todo comenzó con la primera clase del día, el profesor entró caminando de una manera extraña.

 

El salón de clases comenzó a ser invadido por una fuerte aura de sangre y destrucción.

 

Kai empezó a sentir ese horrible hedor proveniente del aura.

 

Miró al profesor a los ojos y sólo pudo gritar:

 

—¡Todos atrás! ¡Ese no es nuestro profesor!

—Qué sentidos tan agudos, pequeño idiota —dijo el profesor… no, él no era el profesor.

 

Sus ojos se volvieron de un color rojizo y todos los estudiantes empezaron a retroceder con pavor.

 

Katou le pasó la espada de madera a Kai.

 

—¡Dime quién eres y qué quieres! —grito Kai aterrorizado por la presencia tan fuerte de lo que fuera que estuviera poseyendo al profesor.

—Soy lo que ustedes llaman un demonio —respondió ese ser.

—¿Un demonio? —cuestionó Kai

—¿Ni siquiera sabes eso? —El demonio estaba muy intrigado de que no lo supiera.

 

Kai estaba sudando, sabía que no era rival para él, su fuerza era mayor y eso se notaba con su sola presencia.

 

Pero aun así, él se lanzó usando toda su fuerza para intentar hacerle algo de daño.

 

Ahora mismo no importaba que fuera el cuerpo de su profesor, tenía que detener a ese ser.

 

Mientras atacaba, antes del impacto, pensó por un momento «Tendré que usar ese conjuro…»

 

El demonio detuvo la espada de madera con una sola mano. Con su otra mano le dio un golpe en el estómago a Kai que lo hizo salir volando hacia atrás, chocando contra la pared al fondo del salón.

 

 El chico escupió sangre por el impacto, además de que probablemente se había roto algún hueso.

 

—¿¡Qué buscas en este lugar, maldito!? —gritó.

 

Mientras él entretenía al demonio, Katou empezó a evacuar a los estudiantes, pero…

 

El demonio lo miró a los ojos y le dijo:

 

—Solamente es por placer, a los de mi clase nos gusta matar por diversión.

 

Al terminar de decir eso…

 

Estiró su dedo índice y cortó a la mitad a los estudiantes que estaban más cerca de él, aproximadamente 5 chicos habían sido asesinados en un instante por alguna clase de corte.

 

Kai quedó manchado por la sangre de sus compañeros.

 

Esto le provocó un shock mental, pero su cuerpo no tenía tiempo para lamentarse.

 

Se recuperó rápidamente. Sabía que él era el único que podía frenar a esa cosa, aunque tuviera que usar el conjuro de último recurso.

 

—¡Esto es lo que hacemos los demonios, que te quede claro, pequeño intento de Exorcista celestial!

—¡Sé que la vida humana no significa nada para ti! —Kai estaba al borde de las lágrimas, pero no cedió—. Ya que me vas a matar, al menos ten un poco de honor y dime, ¿qué diablos es un Exorcista celestial?

—Si esa es tu última voluntad, entonces no veo el problema, solamente te contestare porque tu energía será mía cuando estés muerto, y seguramente será deliciosa de devorar.

 

Esa pregunta de Kai le dio tiempo a Katou para escapar junto con Miwa y los estudiantes restantes.

 

El demonio empezó a contarle la historia de la rivalidad entre espectros fuertes y el verdadero significado de su apellido.

 

Y más importante aún, el por qué Kai era un Exorcista celestial.